El centro del Big Bang

 

Cuando nadie nos recuerde,

y seamos un borrón de grafito,

en el boceto de la eternidad.

 

Cuando nadie nos espere,

y seamos polvo sobre el polvo,

del último polvo que echamos.

 

Cuando nada nos desvele,

ni el recuerdo de lo que fuimos,

ni el deseo de que vuelva a pasar.

 

Cuando nunca vuelva a verte,

y no se refleje en tus ojos,

mi lasciva mordida de labios…

presumiremos que fuimos en un orgasmo,

el fuego que iluminó todo,

el centro del Big Bang.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: