Por verte sonreír.

No sé donde va una lágrima cuando cae al suelo, y atravesada por un rayo de luna se descompone en los mil latidos que la hicieron brotar. No sé donde irá este frío que estrangula mi cama y, por la magia del amor callado, prenderá de fuego la tuya.

Sólo espero que cuando atraviesen el rastro de los silencios, que gritando no me dejaban dormir; de las palabras duras, que me hicieron a mí más daño que a ti; del no verte, del no tocarte, cuando mis ganas me lo exigían más que tú; y te encuentren besando a la felicidad, olvidando mis abrazos en los brazos del que descubrirá tu primer orgasmo, entonces… sólo espero que no me odies.

Vendí mi alma al olvido, a cambio de que nunca lo entendieras. La última vez que a tu lado te hice llorar, rehíce las cuentas y supe que habían sobrado todas. Entonces elegí hacerte sonreír desde lejos, a la sombra de tus ojos, y me fui dejando la vida, en cada milímetro que tus labios se acercaban a tus mejillas, por verte sonreír, he vuelto yo a perder.

La poesía son los secretos que se escapan del juego oculto del día a día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: