No me odies.

“Mi vida, fuimos a volar con un solo paracaídas…”

No me odies cuando te poses suavemente sobre un colchón de plumas, un prado de flores. No me odies cuando no te queden cicatrices en la sonrisa, después de la tormenta. No me odies si te da por comparar tu antes y tu después, y te sientes vencedora en el breve lapso en el que me senté a tu lado. No me odies con el pecho latente y la mirada altiva, tal vez no fui tan malo. No me odies en una mañana soleada, ni en una noche de estrellas, tendrás cosas mejores que hacer. No me odies en tu nuevo amor, no habrá espacio para quererme, pero por favor, no me odies…

Puedo quedarme una vida, volando a la deriva, observarte, callado desde arriba, con el alma con llagas y el corazón en carne viva. Puedo ser los escombros, que soporten todo el peso del derrumbe, la parte del desastre que te permita seguir, escribiendo un punto y aparte. Pero si me odias…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: